Reserva Mashpi

Reserva Mashpi en la Reserva de Biósfera Choco Andino



Gracias a la colaboración de un grupo de donantes la Fundación constituyó una reserva en la zona de Mashpi, a la llamamos TAYRA RESERVA NATURAL, pero que nos conecta con la palabra ESPERANZA que forma parte del nombre de la Fundación.


La zona de la reserva se ubica dentro de la Reserva de Biósfera del chocó Andino, declarada en 2018 por la UNESCO, alberga una riqueza biológica única en el mundo, aún conserva bosques prístinos y se estima que en toda su extensión habitan 700 especies de aves, 140 especies de anfibios y 40 de reptiles y por lo menos 3200 especies de plantas.


Desde los 360m hasta los 4480 metros sobre el nivel del mar, los paisajes pasan de páramos en el volcán Pichincha a una vegetación seca y arbustiva en el valle del río Guayllabamba y hasta bosques montanos de arrayanes, cedros y matapalos en las estribaciones montañosas, es el hábitat de 100 especies de mamíferos, entre los que se encuentran el puma, cuatro especies de venado, el oso de anteojos y el olinguito (Bassaricyon neblina), descrito solo recientemente, en 2013.


Además, queremos empoderarte para que puedas liderar tus propias Jornadas de Reforestación en el seno de tu empresa, institución educativa o entorno familiar. Estaremos a tu lado, proporcionando el apoyo logístico y técnico necesario para hacer de tu proyecto una realidad con un impacto positivo duradero.


¿Por qué una reserva?

 

 

Como Fundación hemos plantado más de 20.000 árboles, sin embargo, la constitución de una reserva nos permite alcanzar nuestra misión a través de un nuevo camino, protegiendo bosques prístinos que albergan una extraordinaria biodiversidad.

 

Seguiremos siendo fieles a nuestra esencia, esto es, impulsar nuestras acciones insertándonos en las comunidades locales, no queremos que la constitución de esta reserva sea vista por las comunidades como algo negativo, ya que allí no se podrá cultivar, ni ingresarán animales a pastar.

 

Es por ello por lo que buscamos que esta reserva, y otras que se han constituido en el área, sean vistas por la comunidad como una oportunidad para la investigación y el ecoturismo que les permitirá nuevas fuentes de ingresos.



Trabajo con la comunidad

Estamos convencidos que una de las habilidades básicas con que deben contar los lugareños para comenzar a incursionar en el mundo del ecoturismo, para ser guías calificados o poder ofrecer hospedaje y alimentación, es contar con nociones básicas del idioma inglés.

 

Es por ello por lo que, trabajando en conjunto con otros actores interesados, estamos uniendo esfuerzos para establecer las condiciones de hospedaje y alimentación para recibir a un voluntario, cuyo idioma nativo sea el inglés, para que, viviendo en la zona por 3 meses, pueda impartir clases de inglés a los miembros de la comunidad, de hecho, ya hay 8 inscritos.

 

es_ECES_EC